skip to Main Content


El Proyecto Educativo Chirimoya Alegre busca crear condiciones para que niños y niñas puedan desarrollar el máximo de su potencial, respetando sus derechos e individualidades. Esas condiciones son fruto de la co-construcción amorosa, y del trabajo colaborativo y participativo de las familias y el equipo educativo, en un espacio estético que promueve el cuidado del medio ambiente, y que posibilita, estimula y gatilla experiencias educativas en las cuales se observa conscientemente y escucha activamente a los niños y niñas.

Contribuir a crear una sociedad que respeta los derechos de los niños y niñas, reconoce sus individualidades y trabaja para el desarrollo de sus potencialidades.

Crear un sistema socio-emocional positivo que integra a los niños y niñas, a sus familias y al equipo educativo, para en conjunto co-construir las condiciones para lograr el máximo potencial de todos los integrantes de este sistema.

Implantar nuestro proyecto educativo en cada integrante de nuestro sistema socio-emocional, el cual tiene como eje la observación consciente y la escucha activa de los niños y niñas, para el logro máximo de su potencial.

· Confianza: Relación de seguridad que anima y alienta la acción, que une a todas las personas que integran Chirimoya Alegre.

 · Validación: Disposición a dar valor a la acción o intervención de otros, desde la empatía y conocimiento mutuo.

 ·  Dialogo: Conversación y contacto que surge entre personas, que exponen sus ideas o afectos, de modo alternativo para intercambiar posturas y visiones, con el deseo de crear un acuerdo.

 ·   Innovación: Cambiar, modificar o renovar las cosas introduciendo novedad, para dar soluciones nuevas a problemas cotidianos

 ·   Adaptación: Acomodarse o ajustarse a  las diversas condiciones y circunstancias del entorno, y así reconocer nuevas necesidades.

 ·   Sustentabilidad: Integración permanente de prácticas de cuidado del medio ambiente, con las cuales se minimice su impacto sobre él y en sus habitantes.

Back To Top